Arte y Cultura en Lituania

EL Estado Lituano renació en el siglo XX. En gran medida este renacimiento fue posible gracias a la solidez de la cultura Lituana. Los lituanos habían conservado su identidad nacional desde la Edad Media; su cultura, su idioma, su literatura, su arte y sus tradiciones.

Cultura tradicional
En la segunda la mitad del siglo XIX, muchos intelectuales lituanos consideraron un deber patriótico conservar las muestras de folklore que estaba desapareciendo. Esta riqueza folklórica se conserva en el Instituto del Idioma y Folklore Lituano donde se almacenan más de un millón de ejemplos de esta riqueza popular: leyendas, proverbios, cuentos, historias y, sobre todo, canciones. El canto coral es particularmente popular en Lituania.
Los encuentros folklóricos son comunes. El festival de la canción nacional tiene lugar en Vilnius cada cinco años. Esta fiesta reúne gran cantidad de grupos. Asimismo, el festival de folklore, Skamba Kankliai, que tiene lugar en las calles de Vilnius durante la última semana de mayo sigue ganando en popularidad todos los años. La fiesta de folklore internacional, Báltica, también ha ido adquiriendo gran importancia a lo largo de los años.

Literatura
La literatura lituana comienza con las Crónicas del Gran Ducado de Lituania, escritas en eslavo oriental. Durante la edad media, y particularmente durante el periodo del Renacimiento, el latín y el polaco eran comunes en Lituania, por lo que gran parte de la producción literaria de la época está escrita en estas lenguas.
El primer libro en lituano data del siglo XVI, cuando el protestantismo se abre paso en el país, es el Katekizmas (el Catecismo) luterano evangélico,

publicado en Prusia en 1547, por Martynas Mazvydas.
Entre los siglos XVI y XVIII, la escritura lituana ganó fuerza. Konstantinas Sirvydas publicó los primeros Lietuviu Kalbos Zodynas (diccionario de Idioma lituano), y la Biblija (la Biblia) se tradujo al lituano. Pero fue Mikalojus Dauksa quien consolidó el idioma lituano en el territorio del Gran Ducado de Lituania.
Durante el siglo XVIII, Kristijonas Donelaitis escribió su famoso poema, Metai, Las estaciones, impreso en 1818, que ha sido traducido a numerosos idiomas y es considerado una obra maestra de la literatura universal.
En la primer mitad del siglo XIX, la Universidad de Vilnius fue el centro de un movimiento nacionalista que también tuvo su influencia en la literatura. El novelista e historiador Simanas Daukantas fue uno de los principales representantes de este movimiento. En 1863, preocupado por los levantamientos nacionalistas lituanos, el zar prohibió 40 años la impresión del idioma lituano.
Por consiguiente, mucha literatura escrita en lituano se publicó en Prusia Oriental y pasó luego de contrabando. Una figura importante cuyos trabajos así perduraron fue Motiejus Valancius, el obispo católico de Samogitia y autor de muchos trabajos en religión y educación.
Durante la prohibición, el deseo de los lituanos por la independencia se volvió un tema en muchas publicaciones. Dos revistas nacionalistas influyentes empezaron a ser publicadas en 1880. Jonas Basanavicius, fundador y editor de la primera revista, Ausra (el Alba, 1883-86), tenia gran fuerza y nacionalismo. La segunda revista, Varpas (La Campanilla, 1889-1905), iniciada por Vincas Kudirka, también un sagaz escritor, poeta, y traductor. Considerando que Ausra estaba interesado en remitir al ideal romántico, Varpas se caracterizó por el populismo político y el realismo literario. Durante los primeros años del siglo 20 el desarrollo de la literatura esta

indudablemente ligado a los movimientos de emancipación nacional y al primer período de independencia.
La literatura experimentó el romanticismo nacional (Maironis), el simbolismo (Balys Sruoga, Vincas Mykolaitis-Putinas) y el avant-gardé (Kazys Binkis), durante ese periodo. Además, un existencialismo lituano (Salomeja Neris, Antanas Kossu-Aleksandriskis, Bernardas Brazdzionis) y también existencialismo que ya habían expresado los presentimientos trágicos sobre Europa (Vytautas Macernis).
Antes de la Segunda Guerra Mundial, la literatura lituana ya se había balanceado para tomar un nuevo salto creativo, pero los soviéticos, después los facistas, y nuevamente otra ocupación soviética, lo minaron. Algunos escritores perecieron; otros fueron obligados a obedecer el régimen y sobre esto, la censura llamada "realismo socialista." Un tercer grupo emigró al Oeste.
Durante el periodo soviético (1940-91), la literatura escrita en lituano entró en dos categorías distintas. Los autores que permanecían en Lituania tendieron a escribir en la vena del realismo socialista soviético. Los autores expatriados, escribiendo para un público pequeño pero consagrado en países como los Estados Unidos, Australia, y Canadá, se preocupaban por mantener la cultura lituana y nuestras tradiciones.
A pesar de todo, la literatura sobrevivió bajo estas condiciones difíciles. Durante los primeros años de posguerra, Balys Sruoga escribió Dievu Miskas (el Bosque de los Dioses), una novela realista del grotesco, acerca de las experiencias en un campamento de concentración fascista. Los escritores libres en Occidente mantuvieron sus raíces, en EE.UU., fueron escritas dos novelas particularmente notables: Baltoji Drobule (la Hoja Blanca), por Algimantas Skema y Miskais Ateina Ruduo (El otoño pasa por los bosques), por Marius Katiliskis. Fueron tres los trabajos particularmente importantes que expresaron los tres estados del espíritu lituano en el siglo 20: la represión (Dievu Miskas), el sentimiento en

occidente (Baltoji Drobule), y la nostalgia por lo rural (Miskais Ateina Ruduo). La novela más importante de los años soviéticos finales es Prieausrio Vieskeliai, (Carreteras antes del alba), por Bronius Radzevicius que pinta la vida de un miembro de la intelectualidad que ha perdido las raíces de su vida nacional.
La poesía predomina en la literatura lituana. La poesía pinta el alma de la nación y la memoria impregnada con las tragedias históricas. En la forma de canciones, ha ayudado a conservar la identidad de la nación.
Numerosos escritores que han escrito y escriben todavía sobre Lituania no son lituanos. Adán Mickiewicz y Julusz Slowacki, escribiendo en polaco, y Wladislaw Sirokomla que escribió en polaco y Bielorruso presentaron una visión distinta de Lituania al mundo. Concurrentemente, Oscar Milosz escribió en francés, usando temas lituanos e incluso un estilo literario lituano; Jurgis Baltrusaitis escribió en ruso, y Czeslaw Milosz en polaco. El último ganó el 1980 Premio Nóbel en la Literatura.

Arte
El arte decorativo gráfico y aplicado floreció en los palacios de los grandes duques y gobernantes de Vilnius, en las residencias de nobles y las iglesias. Al final del siglo 18, la Escuela de Arte de Vilnius, liderada por el artista Pranciskus Smuglevicius, comenzó sus actividades. El arte de Mikalojus Ciurlionis, la cima en el arte lituano, floreció en el siglo 20.
El arte religioso es una parte importante del arte lituano. La mayoría de los ejemplos de este arte han sobrevivido dentro de las iglesias, de todo los estilos y épocas. La concentración más alta de arte religioso Barroco puede encontrarse dentro de la Iglesia de los Santos Pedro y Pablo en Vilnius.
Otro aspecto de arte religioso puede encontrarse en la tradición del dievdirbiai. Miles de artesanos rurales han tallado al borde de los caminos estatuillas de santos cristianos en madera, la mayoría frecuentemente en roble, adornando el paisaje de Lituania con estas únicas obras maestras en pequeña escala. Las cruces talladas por Vincas Svirskis, el artista más famoso de este tipo que practicó su arte en el siglo 19, se conservan en los museos, mientras algunas de ellas se mantienen en las regiones centrales de Lituania, al aire libre. Algunos parques de esculturas artísticas se han establecido guardando la tradición del dievdirbiai.
Las artes lituanas florecieron particularmente bajo las condiciones de estado independiente, entre las dos guerras mundiales. El arte de trabajo en vidrio (Stasys Usinskas), pinturas y escultura (Jonas Mikenas) son manifestaciones excelentes de ese periodo.

Teatro
El teatro constituye una parte importante de la vida cultural, y actualmente quizás, representa a Lituania en el extranjero más que las otras artes.
Desde el siglo 16, se sostuvieron obras de teatro en el Palacio de los Gobernantes. También se realizaron las obras en las propiedades de la nobleza y en las calles de la ciudad.
Durante la primera mitad del siglo 19, S., Moniuszko, compositor polaco y músico, residió y compuso en Vilnius. Su opera Halka se realizó en la ciudad en 1848.
Sin embargo, el teatro real, popular, necesario para el renacimiento de la nación lituana, sólo aparecería al final del siglo 19. La primera actuación en idioma lituano de una obra tuvo lugar en 1899, en la costa de Palanga dónde la prohibición en las publicaciones lituanas y los eventos culturales no se aplicó. Ésta era una representación de Amerika Pirtyje. Durante 1905-14, había ya 24 compañías de teatro en Lituania.
Después de que Kaunas se transformara en la capital provisional en 1920, se concentraron en ella los teatros profesionales principales, estudios juveniles e instituciones teatrales. El drama lituano histórico entró en ese tiempo en existencia, y su tradición continuó irrompible durante los años de ocupación soviética.
El Teatro Estatal de Kaunas fue el sitio donde se dieron cita varios actores famosos, como Fyodor Shalyapin, y directores como Mikhail Chekhov.
Durante este periodo, floreció el talento del tenor Kipras Petrauskas.
Luego de la Segunda Guerra Mundial, Vilnius se volvió el centro de la vida teatral.
Hay 11 compañías del teatro patrocinadas por el Estado actualmente, y además de éstas, hay varias compañías del teatro patrocinadas por los gobiernos municipales o trabajando en forma comercial. Las ciudades grandes alojan 7 teatros dramáticos estatales. Cuatro ciudades, Vilnius, Kaunas, Klaipeda y Panevezys, tienen sus propios teatros musicales. El Teatro de la opera de Vilnius presenta las actuaciones vocales de Virgilijus Noreika, Vaclovas Daunoras y Vladimiras Prudnikovas y bailando a Egle Spokaite. Estrellas conocidas mundialmente como, M. Plisetskaya, J. Franz, G. Vishnevskaya, M. Rostropovich, Y. Menuhin y otros han dado actuaciones allí.
El Teatro adolescente de Vilnius ha dado reconocimiento a uno de los directores más distinguidos, Eimuntas Nekrosius. En Vilnius se sostiene cada Mayo el Festival Internacional de Teatro.

  • Volver a Lituania
  • Lituania

    Lituania:

    La Desconocida Del Báltico En el año de 2004 Lituania entró a formar parte de la Unión Europea. Un nuevo horizonte de oportunidades y desafíos se abrió entonces para este pequeño estado del Báltico. Atrás quedaban los años de la dominación soviética que terminaron con la declaración de su independencia en 1991. Hoy en día, Lituania, sus ciudades, sus parajes naturales, son un magnífico reclamo para quienes quieren descubrir la exquisitez de un pueblo que ha sabido conservar y acrecentar su propia identidad a lo largo de los siglos. En Lituania se mezclan las tradiciones centenarias con las novedades que están trayendo los nuevos tiempos. .....Mas

    id : 904 -: Lunes, 2/Junio/2014: 1:56:13 - Lituania :


    • Cruceros Fluviales
    • Viajes de Luna de Miel
    • Grandes Viajes