Monte de los Olivos

El Monte de los Olivos recibe este nombre debido al buen número de olivos que existían en la antigüedad. En la actualidad acoge una buen cantidad de iglesias y sitios de importancia para cristianos y judíos. Destaca la Iglesia de la Agonía, quizá, una de las más impactantes de Jerusalén y muy cerca del Huerto de Getsemaní, donde se afirma que Jesús agonizó. La construcción, de mediados del s. XX, se realizó sobre las ruinas de una iglesia bizantina. Se le conoce también como la Iglesia de las Naciones, gracias a las aportaciones de varios países que hicieron posible su edificación. A un costado se encuentra el Huerto de Getsemaní, un pequeño terreno donde hay algunos olivos muy antiguos y donde se cree que Jesús fue traicionado por Judas.
En la zona del Monte de los Olivos, no deje de visitar la Iglesia de la Asunción y Tumba de María, la Iglesia de Santa María Magdalena con siete torres doradas y edificada por el Zar Alejandro III de Rusia, el Dominus Flevit, donde se cree que Jesús lloró cuando su entrada triunfal a Jerusalén, la Capilla de la Ascensión, en lo alto del monte y que desde el s. XIII es una mezquita, la Iglesia del Padre Nuestro, edificada sobre el antiguo Templo de Eleona, el Convento Carmelita, donde se puede leer la oración del Padre Nuestro escrita en las baldosas de las paredes en más de 50 idiomas, el Cementerio Judío, uno de los cementerios más grandes del mundo y la Tumba de los Profetas Malaquías, Zacarías y Hageo.