REINO DE TOLERANCIA
En los bosques más antiguos de la Tierra ha germinado una nación boyante . Desde la selva de Borneo hasta los rascacielos de Kuala Lumpur , Malasia penetra por los cinco sentidos con el aroma de las viejas colonias , el sabor de las especias , el tacto oriental , los sonidos de la jungla y los colores de dos mares .
Quienes conocen este país , afirman sin reparos que "sólo Malasia lo tiene todo" . Y nadie es capaz de desmentir tal verdad . Malasia posee pintorescas aldeas de pescadores , montañas que guardan tradiciones milenarias , abundantes e impenetrables bosques tropicales y kilómetros de playas vírgenes de finas y blancas arenas . Todo ello , acunado en el centro de una cultura milenaria , nacida del encuentro de diferentes razas . Probablemente el tesoro de Malasia sean sus habitantes , hombres proveniente de rincones tan lejanos como la China o la India , sin olvidar la presencia colonizadora de ingleses , holandeses y portugueses . Aquel pasado , cargado de inmigraciones , se hace presente permanente en la riqueza de sus tradiciones , en su arte , en sus coloridos y diversos festivales , en su gastronomía , en sus relaciones humanas , en fin , un sólido reino donde la tolerancia posibilitan un calidoscopio de costumbres difícil de encontrar en otras regiones .
Malasia es una suave sonrisa , una delicada enseñanza , el lugar ideal para aprender algo sobre la convivencia . Quienes la visitan , han de retornar a su lugar de origen cargados de una filosofía de vida , fundamentada en el respeto por la diferencia , hecho que posibilita el crecimiento y el florecimiento de riqueza en cualquier nación .